logo

Construimos, rehabilitamos y equipamos su piscina

logo_zb

Image 1 Image 2 Image 3 Image 4 Image 5
This is an example of a HTML caption with a link.

Equipamiento > Tratamiento de agua


En todas las piscinas el agua es tratada, tradicionalmente, agregando sustancias químicas, como tabletas o polvo de cloro, sustancias reguladoras de pH, algicidas y floculantes. La mayoría de estas sustancias son tóxicas y peligrosas para la salud humana. El cloro, como sustancia principal que se agrega a la piscina, es inestable y desaparece en el aire, de modo que usted debe agregarlo constantemente. Desafortunadamente, los productores de estas tabletas tienen que agregar sustancias conservadoras, para evitar que las tabletas y/o los polvos se disuelvan antes de que el cloro pueda llegar siquiera a su piscina. Estas sustancias conservadoras también son extremadamente tóxicas y, a diferencia del cloro, no desaparecen una vez agregados a la piscina. Se acumulan en el agua y se convierten en un riesgo para la salud. Lo mismo sucede con las sustancias reguladoras de pH y con los floculantes.

En la actualidad existen sistemas, para tratar el agua de las piscinas, mucho más saludables.

Estos equipos, entre otras, ofrecen las siguientes ventajas:

  • Una piscina limpia, con agua saludable y libre de gérmenes.
  • Una apariencia bonita y libre de olor de cloro.
  • Agua brillante y transparente.
  • Menos tiempo invertido en el mantenimiento de la piscina.
  • Reducción de costes en general, ya que no es necesario comprar químicos para el mantenimiento de Su piscina.

Electrolisis salina

Los SISTEMAS DE ELECTROLISIS SALINA aportan un nuevo concepto para el tratamiento de su piscina, mejorando la calidad del agua, evitando la manipulación de productos químicos y simplificando las tareas de mantenimiento ya que generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. La sal necesaria para su funcionamiento debe ser añadida a la piscina en una concentración de 4-6 Kg./m3 (5-6 veces inferior a la del agua del mar). La sal se añade al agua y en el ánodo de la célula electrolítica se produce cloro (Cl2) mediante la siguiente reacción por electrólisis:

2NaCl+2H2O=2NaOH+H2+Cl2
(sal+agua=sosa+hidrógeno+cloro)

Este cloro se disuelve en el agua formando ácido hipocloroso:

Cl2+H2O=HOCl+HCl
(cloro+agua=ácido hipocloroso+ácido clorhídrico)

El ácido hipocloroso oxida la bacteria. Como también se puede observar se genera otro producto como el oxígeno activo (O2) que añade un poder desinfectante extra al proceso, esterilizando así el agua:

2HOCl=2HCl+O2
(ácido hipocloroso=ácido clorhídrico+oxígeno)

Una vez desinfectada el agua, el ácido clorhídrico reacciona con la sosa cáustica en una reacción de neutralización, volviendo a dar sal y agua. El hidrógeno y el oxígeno reaccionan formando agua:

NaOH+HCl=NaCl+H2O
(sosa+ácido clorhídrico=sal+agua)

Se trata de un proceso cerrado en el que no hay pérdida de ningún producto. La adición de sal debe realizarse una sola vez al llenar la piscina. Únicamente deberán efectuarse pequeñas reposiciones periódicas debido a las pérdidas de agua durante los lavados del filtro.

El cloro generado destruye la materia orgánica y patógenos presentes en el agua, transformándose de nuevo en cloruro sódico (sal común), sin perjudicar la salud del bañista. No irrita los ojos ni la piel, no decolora los bañadores.




Hidrolisis + Ionización Cu/Ag

El agua está compuesta de 2 partes de hidrógeno y 1 parte de oxígeno (H2O). Hidrólisis significa, etimológicamente, descomposición por el agua.

Cuando la corriente eléctrica pasa a través del agua se rompe el enlace químico, las cargas negativas o iones de oxígeno emigran al electrodo positivo (ánodo). Los iones de hidrógeno cargados positivamente son atraídos por el electrodo negativo (cátodo). La descomposición que se produce es la siguiente:

Energía eléctrica +2 H2O --> 2 H2 + O2

En la HIDRÓLISIS existen numerosas reacciones químicas secundarias, que también producen especies iónicas con poder oxidante y desinfectante, como el ozono (O3), oxígeno monoatómico (O1) y peróxido de hidrógeno (H2O2).

La unión de un IONIZADOR Cu/Ag potencia enormemente la eficacia de la hidrolisis, permitiendo que el poder bactericida-algicida del sistema de ionización Cu-Ag sea complementado con el alto poder oxidante del sistema de hidrolisis, cogenerando perfectamente un ciclo de lo más natural posible y libre de adicción de productos químicos.

La tecnología de ionización Cu/Ag disponible hoy fue desarrollada por la NASA en el inicio del programa espacial, con el objeto de contar con un método seguro de purificación de aguas para llevarlo al espacio.




Ultravioleta + Electrolisis de baja salinidad

Los sistemas UVScenic pueden incorporar en una única caja electrónica el tratamiento Ultravioletas y un sistema de electrólisis salina de baja salinidad (desde 1,5gr NaCl/l). La utilización de estos 2 sistemas conjuntamente consigue en el agua un proceso integral de cloración-floculación-antialgas sin productos químicos.

  • Sistema Ultravioleta (UV):
    La radiación ultravioleta con una longitud de onda de 253,7nanometros, a través de un proceso de fotolisis y de foto-oxidación, destruye la materia orgánica.
    Gracias a la DOBLE longitud de la carcasa del sistema UVscenic, el agua queda expuesta durante más tiempo a una dosis elevada de radiación UV-C.
    El material ABS de su carcasa evita que pueda adherirse la suciedad y resiste concentraciones de sal de hasta 10 gr NaCl/l.
    Destruyen las cloraminas y eliminan la LEGIONELLA sin cambiar las características fisico-químicas del agua. Las lámparas de baja presión UV-C suministradas por Philips tienen una duración de hasta 9.000 horas.

  • Electrólisis de baja salinidad (desde 1,5gr NaCl/l):
    Los sistemas de electrolisis salina generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. La sal necesaria para el funcionamiento del UVscenic debe ser añadida a la piscina en una concentración a partir de 1,5 Kg/m3.
    El cloro generado destruye la materia orgánica y patógenos presentes en el agua, transformándose de nuevo en cloruro sódico (sal común).
    Los productos se descomponen, actúan y se vuelven a regenerar. El desinfectante residual generado por la electrólisis no perjudica a los ojos, piel ni salud del bañista.