logo

Construimos, rehabilitamos y equipamos su piscina

logo_zb

Image 1 Image 2 Image 3 Image 4 Image 5
This is an example of a HTML caption with a link.

Piscinas > Filtración


La circulación y el filtrado del agua de la piscina son las acciones claves para mantener un ambiente limpio y saludable donde poder nadar, relajarse y divertirse. El agua es conducida a través de la bomba que la impulsa hacia el filtro donde se eliminan las partículas e impurezas de mayor tamaño. La limpieza del agua se completa con el tratamiento químico.

Una correcta filtración garantiza que el agua está siempre limpia y saludable, en condiciones óptimas para el baño.

En ZARAPOOL le ofrecemos bombas auto-aspirantes, centrífugas y sumergibles, armarios de maniobra, y complementos. Y para la filtración, filtros de diatomeas, de cartucho, de arena, laminados, bobinados, equipos compactos de filtración y todo tipo de accesorios.




Esquema funcionamiento de piscina


Los elementos del esquema:

  • 1 - Spa (con jets): optativo
  • 8 – Clorador salino
  • 2 - Skimmers (2)
  • 9 - Proyectores (2)
  • 3 - Regulador de nivel
  • 10 - Caja de conexión del proyector
  • 4 - Sumidero de fondo
  • 11 - Toma de aspiración
  • 5 - Bomba
  • 12 - Limpiafondos
  • 6 - Filtro
  • 7 - Bomba de calor
  • 14 - Armario eléctrico

  1. Recuperación del agua
    Los skimmers recuperan y desespuman el agua en la superficie (2/3), haciéndola circular en dirección al filtro, que retiene la suciedad más grande en su cestilla, mientras que el sumidero recupera el agua más fría del fondo (1/3) para mejorar el movimiento del agua. Así se asegura no solo la homogeneidad térmica del agua, sino también la química, ya que los productos de tratamiento se reparten equitativamente en todo el vaso.

  2. spiración y filtración
    La bomba, provista también de un cestillo que retiene los cuerpos extraños, aspira esta agua y la reenvía hacia el filtro, elemento clave de la instalación. Este último retiene las impurezas para garantizar un agua limpia, fundamental a la vez para la comodidad del baño y la duración de la instalación. Atención, la pareja bomba/filtro debe estar perfectamente combinada, donde el caudal de la bomba no debe exceder jamás la capacidad del filtro. Existen distintos tipos de filtros, aunque todos necesitan un mantenimiento regular.

  3. Calefacción
    A la salida del filtro, el agua puede calentarse mediante distintos procedimientos: calentador eléctrico, energía solar, o en este caso, una bomba de calor.

  4. Tratamiento del vaso
    El tratamiento del agua es la última etapa que sigue a la calefacción. Existen varios procedimientos más o menos automatizados para obtener un agua perfectamente sana y equilibrada permanentemente, como un electrolizador. No dejaremos de insistir en la importancia del tratamiento del agua. Aquí, escoger un sistema por ahorrar puede dar lugar a contratiempos, pues el equilibrio del agua es frágil y exige una supervisión constante. Atención: todos estos equipamientos están relacionados entre ellos por canalizaciones. Si éstas están mal dimensionadas, el sistema no funcionará. Se trata, pues, de establecer la relación correcta. El tamaño del vaso permite deducir un caudal teórico que deberán suministrar la bomba y el filtro. También se determina la potencia de la bomba, la capacidad del filtro y el diámetro de la tubería, sabiendo que la renovación aconsejada del agua del vaso es de 3 a 6 veces cada 24 horas.

  5. Mantenimiento e iluminación
    La toma de aspiración sirve para adaptar varios tipos de limpiafondos para el mantenimiento del vaso.
    Finalmente, los proyectores permiten un uso nocturno de la piscina y su realce estético. Existen dos tecnologías: el halógeno de 300 vatios clásico o los LED de colores, cada vez más extendidos.


Tipos de Filtros

El filtro retiene las partículas sólidas, residuos, insectos, etc., presentes en el agua en circulación para preservar su claridad y limpieza.
Existen varios tipos:


El filtro de arena: es el más generalizado. El agua pasa a través de un manto de arena que retiene las partículas en suspensión. Su fineza de filtración no es muy importante, entre 40 y 50 micras, pero se puede mejorar añadiendo productos químicos como floculantes o utilizando otros medios filtrantes como la ceolita o el vidrio triturado. Su mantenimiento es sencillo pero consume una cantidad bastante grande de agua de la piscina.





El filtro de cartucho: presenta la ventaja de una buena filtración, entre 20 y 25 micras. Compacto, es particularmente adecuado para lugares con poco espacio y permite evitar descargas de agua clorada cada vez más reglamentados. Para limpiarlo, es suficiente sacar el cartucho y enjuagarlo con un poco de agua del grifo.





El filtro con elementos de gran capacidad: este filtro de cartucho, por su tamaño, permite retener mucha suciedad y, por tanto, no requiere más que una o dos limpiezas por temporada. Consume, pues, poca agua, pero su instalación ocupa mucho espacio. Con una finura de filtración igual a la de los filtros de cartucho estándar, entre 20 y 25 micras, constituye el mejor compromiso entre calidad de agua y mantenimiento.





El filtro de diatomeas: es el último grito del mercado. Su filtración excepcional entre 3 y 5 micras -la diatomea es un polvo extremadamente fino formado por esqueletos de microorganismos acuáticos- da una calidad de agua sin igual, que incluso permite reducir el uso de los productos de tratamiento. Es, con mucho, el que mejor rendimiento da, pero también es un poco más complicado de mantener. En efecto, es necesario instalar una cuba separadora para filtrar el agua que utilizamos para limpiarlo y evitar enviar las diatomeas a la naturaleza.





Equipos de filtración compactos: son equipos que en su interior contienen todos los elementos necesarios para el buen funcionamiento de la filtracion de la piscina. Se pueden adaptar a cualquier tipo de piscina, pero estan especialmente indicados en rehabilitaciones de piscinas donde anteriormente no contaban con ningun sistema de depuracion o donde las tuberias existentes estan totalmente inutilizadas. Su instalacion requiere muy poca mano de obra al no necesitar ninguna tuberia externa para su correcto funcionamiento.
Suelen contar en su interior con un filtro textil o de cartucho, aunque tambien exinten con filtro de arena.