logo

Construimos, rehabilitamos y equipamos su piscina

logo_zb

Image 1 Image 2 Image 3 Image 4 Image 5
This is an example of a HTML caption with a link.

Descalcificación - Ósmosis > Descalcificación


Ventajas del agua descalcificada

  • Evita las incrustaciones y conserva el buen estado de las instalacio¬nes. Mantiene su rendimiento y alarga su vida útil.
  • Reduce el consumo energético en los elementos calentadores del agua. Las incrustaciones cálcicas causan un efecto de aislante térmi¬co entre otros muchos inconvenientes.
  • Permite un importante ahorro en el consumo de detergentes y productos de limpieza, minimiza su vertido y su impacto en el medioambiente. Facilita la limpieza al evitar la formación de depósi¬tos de difícil eliminación.
  • Es más saludable en el aseo e higiene personal proporcionando una piel más suave y tersa, en el cuidado de los cabellos, afeitado, etc.
  • Evita la aspereza de la ropa y le confiere mayor suavidad, aviva el brillo de sus colores y alarga la vida al reducir su desgaste en el lavado.
  • Mejora la cocción de los alimentos, reduciendo su tiempo de coc¬ción y conservando sus sabores.
  • Minimiza el riesgo de averías y mantenimiento de los electrodomés¬ticos, calderas y calentadores.
  • Son equipos fiables, de fácil instalación y económicos en su mante¬nimiento.

Teoría de la descalcificación

El agua de la red de distribución puede ser más o menos dura. En efecto, en su recorrido en la naturaleza, el agua va disolviendo las sales cálcicas de las rocas por las que ella transcurre. El agua pues, se va “cargando” de sales cálcicas y magnésicas, y cuanto mayor es la concentración de estos dos iones, más dura es el agua.

El grado hidrotimétrico (ºTh) nos permite conocer la dureza del agua y se expresa generalmente en grados franceses (ºHf).

1ºHf = 10 mg/l CaCO3 (Carbonato cálcico) = 10 ppm CaCO3


Principio de la descalcificación

La descalcificación es el proceso por el cual intercambiamos los io¬nes causa de la dureza (calcio y magnesio) en el agua sustituyéndo¬los por iones de sodio en un proceso que se conoce como intercam¬bio iónico, formando sales mucho más solubles y estables en el agua y evitando su precipitación e incrustación. El intercambio se realiza con la ayuda de una resina en forma de pequeñas esferas de polí¬mero sintético apto para uso en agua de consumo humano, que se encuentra cargada inicialmente con iones sodio y que tiene mayor afinidad por el calcio y el magnesio. El agua, más o menos dura, fluye a través de la resina y gracias a la propiedad de ésta los iones cálcicos quedan retenidos y se liberan los iones de sodio fijados inicialmente en la resina. Este intercambio iónico sucede hasta que se han inter¬cambiado prácticamente la totalidad de los cationes sodio de la re¬sina. La resina ya no puede descalcificar más agua, está saturada y es preciso regenerarla. La regeneración (operación totalmente automá¬tica) es el proceso que nos permite recuperar la capacidad inicial de la resina haciendo pasar una solución de salmuera (cloruro sódico) por la resina dejándola lista para un nuevo ciclo de servicio.





La regeneración comprende distintas fases:

  • Lavado a contra corriente: Generalmente al inicio de la regene¬ración, se procede a un lavado de las resinas en sentido inverso al flujo normal para eliminar todas las impurezas retenidas en el lecho y desapelmazar las resinas.
  • Aspiración de salmuera: En esta fase la válvula aspira por efecto venturi la salmuera preparada en el depósito de sal y se hace circular lentamente por el lecho de resinas. Esta fase permite recargar de io¬nes sodio la resina y rechazar los iones cálcicos al desagüe.
  • Lavado rápido: Permite el enjuague final de la resina y evitar el paso de agua salada al servicio por una parte y reconstituir el lecho de resina de otra.
  • Llenado del depósito de salmuera: La válvula llena nuevamente el depósito de sal con agua para preparar la solución de salmuera necesaria para la regeneración de las resinas.





Tipos de descalcificador

Un factor importante a tener en cuenta a la hora de seleccionar el descalcificador es el tipo de automatismo empleado para controlar el inicio de la regeneración:

  • Cronométrico: El inicio de la regeneración se realiza mediante un reloj semanal, donde se programa el día y la hora a regenerar.
  • Volumétrico mecánico: El control del inicio de la regeneración se realiza ajustando el volumen del ciclo de descalcificador, calculado en base a la dureza del agua y la capacidad de intercambio total del descalcificador. A través de un contador se controlará el consumo y la regeneración se realizará una vez agotado el ciclo programado.
  • Volumétrico electrónico estadístico: Incorpora un microprocesador que re¬gistra los datos de consumo de la instalación y la capacidad del des¬calcificador, realizando cálculos estadísticos de los consumos medios para determinar el día más óptimo para el inicio de la regeneración y en consecuencia un ahorro de agua y sal.